Supongamos que no he dicho nada

Supongamos que no he dicho nada de M. Seca, B. Vian, A. Gide, C. Arniches
Estrenada en 1983 | Sala Escalante de Valencia

Algunas veces una música nos evoca una vieja película, un momento casi olvidado, un desliz entre la poesía y el tiempo. Otras veces... supongamos que no he dicho nada. Hemos jugado con la música, con la risa, con el cine, con el tiempo, intentando así dibujar un espectáculo con todas las tintas y tonalidades posibles o no posibles.

Vestidos de blanco y negro, como imágenes del trémulo parpadeo de un viejo proyector de cine, rebuscados en el polvoriento arcón de los discos melodías de Broadway, algún tema de jazz y un poco de la magia de Saint-Saens. Sacamos de las alacenas los perdidos libros de Arniches, Guide, Muñoz Seca y Vian para que renunciasen al simple papel.

Los mezclamos con la música y soplamos nuestras ideas en el aire para realizar este espectáculo. Y, es entonces cuando, con la ayuda de un poético tramoyista, dejamos encendidos siete cuadros en esta galería negra de tela y sueños..

Reparto

Carmen Sanchís como Carmen Jaime Pujol como Jaime Rafael Calatayud como Rafa Rocio Cabedo como Rocio Rosana Pastor como Rosana Sebastian Antón como Sebastian

Creativos

Escenografía: Arcadio Martínez Iluminación: Josep Solbes Vestuario: Pepe Martí

Dirección: Rafael Calatayud
Patrocinado por -Diputació de València

El cabaret tradicional está quizá compuesto de diversos retales dispuestos de modo que compongan un buen traje: los distintos pedacitos importan menos que la entidad del conjunto, y eso hay que saberlo llevar. La Pavana lo lleva bien, incluso en ocasiones, muy bien, aun a riesgo de privilegiar a veces los momentos particulares sobre el resultado final.

Julio A. Mañez (Qué y Donde - 09.12.1983)

Ver la crítica completa

Tal vez dirán algunos que el cúmulo de tanta pasión desorbitada sobrepasa la calidad estética de la propuesta. Nosotros, sin embargo, quisiéramos añadir que la ingenuidad de la hazaña nos deja maravillados.

 

Vicente Sanchis (Desconocido - 20.09.1983)

Ver la crítica completa

La Pavana consigue su propósito: divierte con un fino humor, con unos movimientos y unos gestos logrados, con ciertos rasgos diríase intelectuales. Es como si su espectáculo estuviera dirigido a un público predispuesto al mismo, y ello se debe a la soltura que logran dar a su actuación sobre el escenario.

Joan Guasp (El día de Baleares - 16.09.1983)

Ver la crítica completa

Al grupo La Pavana, con una media de edad asombrosamente joven, le ha cabido la oportunidad de abrir la nueva temporada teatral en Palma y lo han hecho con un montaje que es, ante todo, un espectáculo escénico en el que no queda ningún cabo suelto.

Fiel Domingo (Última hora - 14.09.1983)

Ver la crítica completa

La Pavana dice, y mucho, en su logradísimo espectáculo. Y si no lo expresa tácitamente, lo sugiere, que es más importante todavía porque consigue la comunicación total con el espectador. 

M. Ángeles Arazo (Las Provincias - 12.04.1983)

Ver la crítica completa